11 junio, 2014

Servicio Hal-Cash; saca dinero por el mundo con tecnología gallega






Es fácil que uno salga de casa sin monedero o sin cartera. Pero difícilmente, en este tecnificado siglo XXI, lo hará sin el teléfono móvil.


Me pasa mi amigo Pablo González San Martín el artículo de La Voz de Galicia, estás sembrao ¡¡


Gran proyecto, aunque para mi sería una obra de arte si el pago fuera con bitcoins desde el mismo móvil, como desde el ordenador de casa. De todas formas me parece digno de nombrar esta forma de pago que se extiende y se extenderá como la espuma de aquí a unos años.



Parece ser que en muchos países del mundo se comienza a utilizar estas nuevas formas de pago. Un servicio que nació hace justo 10 años y cuyo soporte tecnológico está en Galicia, en el polígono empresarial de Pocomaco, en A Coruña. Desde ahí se sirve dinero a medio mundo.

Lo de Hal-Cash es un servicio aparentemente sencillo, pero que los clientes de banca se han resistido a utilizar. Funciona a través de teléfono o Internet, mediante los cuales un cliente remite una cantidad determinada de dinero a otra persona. Esta recibe en su móvil un aviso con un código, y junto a otro que le dará el remitente, puede acudir a un cajero de la red Hal-Cash y retirar la cantidad. Sin necesidad de meter tarjeta alguna. Solo con introducir en la pantalla unos dígitos, y sin necesidad de que sea cliente del banco en cuestión. El receptor tiene hasta 10 días para poder retirar ese efectivo






Desde hace unas semanas tiene la patente para operar en Estados Unidos. Es uno de los últimos mercados en los que se ha entrado. Pero ya funciona con operadores locales en Polonia, la India, México, Marruecos o Ecuador. Según los planes de la dirección de Hal-Cash, la intención es llegar a todo el norte de América, Oriente Medio y Europa del Este. Para esto último se cuenta con socios en Polonia que ya están trabajando en esa expansión.


«Es un servicio tanto para particulares como para empresas -recuerda Estévez-, para poder realizar desde pagos puntuales hasta envíos de dinero a familiares en el extranjero, para una petición de urgencia...». Hay usuarios que lo utilizan, por ejemplo, cuando salen de noche para evitar llevar la tarjeta encima; o cuando se va a la playa y tampoco se quiere tener el dinero de plástico. El envío de remesas de emigrantes o de padres a hijos estudiando en el extranjero se han revelado en dos movimientos frecuentes a través de esta plataforma.


En Hal-Cash trabajan apenas 16 personas, aunque para el soporte informático en A Coruña hay bastante más gente.




// No pasarán muchos años hasta que las transferencias sean de persona a persona, sin intermediarios, sin bancos, sin dinero falso, sin préstamos fantasma ni más gilipolleces. Supongo que paso a paso, para continuar es ideal conocer y probar diferentes formas de pago para que la idónea se extienda por el mundo de forma natural.


¡ Comparte esta información ¡

¡Recibe lo nuevo en tu correo!

Ingresa tu correo y REVISA tu E-mail para confirmar la suscripción.